Ahora que el curso está a punto de comenzar, queremos mostrarte cómo puede ser la experiencia de pasar un año escolar en el extranjero aprendiendo otro idioma. Así, podrás ir comparándolo con el curso actual y darte cuenta de las ventajas que tiene el pasar una temporada fuera para que tus hijos tengan un futuro mucho mejor.

Las clases en el extranjero

La elección del lugar de destino es muy importante y algo que no debe tomarse a la ligera si se quiere aprovechar al máximo esta experiencia. Dependiendo de si eliges un colegio público o uno privado, las clases serán más o menos personalizadas… aunque en cualquiera de los casos los participantes recibirán toda la atención que necesitan para no quedarse atrás en los estudios.

El temario de las clases será en inglés, por lo que antes de apuntarse al programa para pasar un año escolar en el extranjero, es absolutamente necesario pasar una prueba de nivel que garantice que se puede seguir el ritmo.

Es una prueba con un mínimo de exigencia ya que tanto USA, Canadá, Reino Unido e Irlanda, son países angloparlantes en los que el participante tendrá que comunicarse en inglés para poder llevar a cabo las tareas del día a día.

Al principio, puede ser difícil comprender y expresarse en inglés constantemente, pero una vez allí los alumnos se acostumbran y mejoran a una rapidez increíble.

La estancia en el extranjero

La estancia del año escolar en el extranjero no es algo que deba preocupar en absoluto a la hora de decidirse por una opción u otra. Normalmente se ofrecen dos opciones para que sea el participante quien elija cuál se adapta mejor a sus expectativas.

La opción más demandada suele ser la estancia con una familia de la zona. De esta forma, aprenderán mucho mejor las costumbres del país y la familia se implicará con el alumno para hacerle la estancia mucho más fácil y que no tenga que preocuparse de nada más que de aprender el idioma y aprobar todas las asignaturas.

Otra buena opción es quedarse en una residencia cercana al instituto o colegio junto con otros estudiantes. Esta también es una gran elección ya que los alumnos de la residencia cuentan con salas para estudiar y ayudarse entre ellos mientras descubren la ciudad en la que están.

Cuando se trata de pasar un año en el extranjero, lo mejor es ir junto con una empresa que sea capaz de solucionar cualquier problema que surja antes y después de la llegada al país de destino. En Welcome Languages te ayudaremos desde el primer momento, ofreciéndote asesoramiento y guiándote paso a paso en todo lo que necesites.

No dejes para última hora la posibilidad de ofrecer a tus hijos el pasar un año escolar en el extranjero y pídenos toda la información que necesites. ¡Contacta con nosotros!