Para muchos, las estancias en el extranjero son solo una forma (muy efectiva) de aprender inglés. Pero son mucho más que eso, estudiar fuera es una experiencia que repercute en el futuro de la persona y que los departamentos de recursos humanos tienen cada vez más en cuenta.

Hay ciertas destrezas y habilidades que se obtienen al viajar y pasar temporadas en el extranjero¿, ya sea un curso de varias semanas o estancias lingüísticas (6 ó 9 meses). Además de tener un nivel de inglés (o de cualquier otro idioma) más avanzado hay otras razones en las que hacen hincapié las empresas ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te las contamos!

1.      Nuevas perspectivas

Una de las grandes ventajas de estudiar en el extranjero es salir de tu zona de seguridad y conocer nuevas culturas. Al hacer un curso fuera, abrirás tu mente en muchas más formas de las que te imaginas. Incluso si eliges un destino “similar” a tu ciudad o tu cultura, pronto te darás cuenta de lo diferentes que se hacen las cosas aún siendo tan parecidos teóricamente,

Aprenderás nuevas perspectivas de la gente que te rodea, algo que te ayudará a ser más creativo a la hora de solucionar problemas. Las empresas valoran mucho este punto, ya que entienden que eres un candidato que no se obceca en una sola idea y que puede aportar diferentes soluciones para un mismo problema. Lo que permite una rápida resolución de los obstáculos que puedan aparecer en el día a día de la compañía.

2.      Inquietudes

Salir a otro país para estudiar, lleva implícito un deseo de conocer otras formas de vida, de experimentar cosas nuevas y, sobre todo, de aprender. Esas inquietudes por vivir nuevas experiencias harán entender a las empresas que eres un candidato ávido de conocimiento.

Una persona que está en constante búsqueda de ideas, es un perfil ideal para cualquier equipo de trabajo ya que proporciona la seguridad de que irá creciendo cada día y hará crecer a cualquier departamento.

3.      Capacidad para socializar

No hay duda de que unas buenas capacidades sociales son casi igual de importantes que un buen CV. Cuando pasas un tiempo en el extranjero dejas atrás a tus amigos, tu familia, por lo que tienes que formar un nuevo círculo social.

Cuando se empieza con un nuevo trabajo, pasa algo parecido. Desde el principio, habrá que tener un comportamiento adecuado para encajar con los nuevos compañeros, hacer que los jefes te tengan en cuenta…

Esto no quiere decir que puedas ser sociable sin haber participado en un programa de intercambio o haber estudiado en otro país ¡Eso sin duda! Pero el pasar una temporada en el extranjero te ayudará notablemente a desarrollar esas capacidades sociales en entornos fuera de nuestra zona segura.

4.      Autosuficiencia  e independencia

Si te has decidido a estudiar inglés en el extranjero y vas a pasar un tiempo más o menos largo, tendrás que ser más independiente y hacer las cosas por ti mismo. Desde hacer la comida por ti mismo hasta abrir una nueva cuenta en el banco, pasando por todo tipo de gestiones como alquilar un coche o apuntarte a un equipo de tu deporte favorito sin conocer a nadie.

Las personas autosuficientes son muy apreciadas por los departamentos de recursos humanos ya que saben valerse por sí mismos. Tus futuros jefes te verán como alguien autónomo y capaz de tomar sus propias decisiones y desarrollar tareas sin necesidad de estar pendiente de ellos.

5.      Adaptabilidad

¿Qué es lo primero que harás al llegar a una ciudad en un país extranjero? Adaptarte a sus costumbres, a su lengua, al sistema educativo… Te costará más o menos esfuerzo, ¡pero lo conseguirás! Y eso es algo bien conocido por los departamentos encargados de llevar a cabo procesos de selección.

Después de esta experiencia, adaptarte a un nuevo entorno de trabajo no debería resultarte complicado. Una persona que se integra en el equipo y se adapta rápidamente a la forma de hacer las cosas, es muy beneficioso para la empresa.

estudiar en el extranjero encontrar trabajo

6.      Resolución de problemas inesperados

No importa lo preparado y concienciado que vayas a estudiar en el extranjero tratando de tener todo resuelto desde aquí: siempre te encontrarás con problemas inesperados.

Puede que tus compañeros de piso no sean como te esperabas, que te falte un certificado para el que haya que tratar con la lenta burocracia de los gobiernos, o que te pongas enfermo y necesites acudir a un médico de urgencia.

Si vas con una agencia, te ayudarán a solucionar la mayoría de trámites y cuestiones, pero para otros tendrás que valerte por ti mismo y ser resolutivo.

Una persona capaz de enfrentarse a situaciones inesperadas es muy valiosa para una empresa ¡más aún si se ha enfrentado a ellas en el extranjero! Cualquier trabajo cuenta con momentos en los que, de repente, aparecen nuevos problemas a los que hay que dar solución cuanto antes. Por tanto, una persona capaz de hacerles frente es fundamental.

7.      Capacidad de tomar riesgos y usar la iniciativa propia

Simplemente el hecho de empujarte a ti mismo a salir de tu zona de  confort e irte a estudiar en el extranjero ya muestra que eres capaz de tomar riesgos. No importa si es para un programa de estancia lingüística, un par de semanas o el tiempo que sea, en cualquier caso es necesaria la iniciativa para enfrentarse a lo desconocido.

Los directores y jefes de departamento reconocen que prefieren contratar a una persona que muestre iniciativa y que tome riesgos aunque pueda equivocarse.

8.      Aprecio por la diversidad al estudiar en el extranjero

Tu decisión de estudiar fuera demuestra que entiendes la importancia de la diversidad, tanto cultural como personal. Conocerás personas muy diferentes que te harán ampliar tus puntos de vista, algo muy positivo.

En una oficina o cualquier lugar de trabajo se reúne gente muy diferente. Ya no es como el instituto o la universidad, donde todos teníais unos gustos más o menos parecidos, la misma edad, procedíais de culturas similares… pero al dar el salto al mercado laboral te darás cuenta de que todo eso cambia.

Ser capaz de apreciar esa diversidad en el trabajo es un punto a favor que te diferenciará de otros candidatos.

Si a todas estas habilidades se les une el ser capaz de dominar un idioma, las opciones de ser el candidato elegido se multiplican. Así que ¿a qué esperas para dar el paso y decidirte a participar en una experiencia así? ¡Anímate a estudiar en el extranjero!

En Welcome Languages queremos que adquieras las mejores habilidades tanto en idiomas como en tu vida personal, por ello hemos diseñado programas para desarrollarlos.

Los adultos tienen cursos en el extranjero en diferentes países y continentes: Europa (Irlanda, Francia, UK, Alemania…), América (USA y Canadá), e incluso atreverse a ir a la otra punta del mundo y hacer un curso de inglés en Sudamérica.

Los menores de 18 años también pueden disfrutar de estos cursos y campamentos de verano. ¡Pero aún hay más! Para los jóvenes de entre 14 y 18 años hemos creado programas con los que podrán pasar un año escolar en USA, en Irlanda, en Canadá…

Desde Welcome Languages te aconsejaremos y estaremos pendientes de ti  en todo momento para que tu estancia en cualquiera de nuestros programas sea un éxito. Si necesitas más información, puedes rellenar nuestro formulario o llamarnos en cualquier momento ¡Te esperamos!

2 Comments

  • Después de explorar algunos de los artículos de su blog, agradezco seriamente su forma de escribir en los blogs. Lo guardé en mi lista de sitios favoritos y lo volveré a consultar en un futuro próximo. Eche un vistazo también a mi sitio web y déjeme saber su opinión.

    • Welcome Languages dice:

      Muchas gracias por sus comentarios.
      Un saludo
      Welcome Languages