Como mejorar tu experiencia de inglés con una familia de acogida

Una de las formas más interesantes de estudiar en el extranjero es alojarse con una familia nativa, una experiencia en la que, además de intercambiar un idioma, compartirás sus costumbres

Es habitual que necesites tiempo para adaptarte, las primeras semanas encontrarás algunas dificultades, por este motivo, y para que saques el mejor partido a tu año escolar en el extranjero hemos preparado una lista de consejos que mejorarán tu convivencia durante estos maravillosos meses:

Llevar un regalo de bienvenida

¿Qué mejor forma de mostrar tus actitudes que llevar un regalo de bienvenida? No tiene que ser nada especial ni caro, una buena opción es buscar algo relacionado con tu país natal. El intercambio cultural se produce entre las dos partes por lo que es una bonita manera de mostrar una parte de tus raíces. Algún dulce típico, unas postales, cualquier detalle será una buena forma de romper el hielo en los primeros momentos.

La comunicación es fundamental

Aunque en el momento de tu llegada quizás no tengas el mejor nivel de inglés para que se de una conversación fluida el proceso de intentarlo es lo que cuenta. Tener un actitud receptiva y participativa son las base para que se establezcan vínculos de convivencia y puedas aprender inglés lo más rápido posible.

Intenta durante los primeros días mostrar los dato más importantes sobre tus gustos, tu personalidad, problemas de salud…etc. Piensa que ellos no saben nada de ti y vais a convivir junto durante un año.

Las familias que se ofrecen para acoger a los estudiantes de inglés en el extranjero son muy abiertas por lo que no dudes en hablar abiertamente sobre las cosas que no te gustan y probar todas las comidas antes que decir que no. ¡Te sorprenderás!

estudiar inglés con una familia nativa

Un comportamiento ejemplar

Los estudiantes que eligen cursar los programas inglés que alojan con familias anfitrionas tienen que saber que la convivencia es muy diferente a la que uno tendría al alojarse en un hotel.

La mejor forma de decir quienes somos es con nuestras acciones Tener la habitación limpia, ayudar en las tareas diarias cuando sea necesario son pequeños gestos que dicen mucho de nuestra persona. Actúa con los mismos valores que actuarías en tu casa, di gracias siempre que te sea posible y pide por favor las cosas.

Cuanto mejor sea la relación más podréis practicar inglés y más actividades podréis realizar juntos.

Participa en las comidas comunes

Los momentos de reunión son muy importantes para que puedas poner en practica tus conocimientos, aprender nuevo vocabulario y establecer conversaciones interesantes.

En el caso de las comidas, son siempre una ocasión perfecta en la que poner en común las noticias del día, practicar el idioma de forma desinteresada y probar recetas diferentes. No te olvides de ayudar en todo lo que sea posible, y, en el caso de saber conocer, preparar algunos guisos propios, que harán del momento algo más provechoso para los dos.

Ten en cuenta los horarios

No olvides nunca que estas bajo las normas de una familia diferente, adapta tus tareas a las horas de comida y no te saltes los toques de queda. Intenta avisar siempre que puedas de los cambios que se puedan producir en tu agenda para que al menos no se preocupen de antemano. No son tus padres, pero estas bajo su responsabilidad.

Aceptar las diferencias

Una de las mayores transformaciones que se producen en el estudiante después de estudiar inglés en el extranjero con una familia nativa es su madurez. Por primera vez tendrás que adaptarte a unas normas y forma de ser de unas personas que hasta la fecha eran desconocidas. Cada persona es un mundo, es normal que ante las diferencias uno pueda sorprenderse, estarás frente a frente ante algo totalmente diferente, esto no quiere decir que sea malo. Sí estás en un año escolar en el extranjero y has elegido este programa es porque quieres una inmersión completa y sentir las diferencias culturales. Te adaptarás bien y seguramente cambiarás la forma de hacer ciertas cosas adquierendo nuevas costumbres.

Involúcrate con la familia

Si desde un primer momento intentas conocer de cerca la manera de ser de sus miembros podréis establecer un vínculo mucho más fuerte. Cuanto mejor conozcas sus gustos y aficiones mejor pasaréis el tiempo juntos, además, de que estos momentos ayudarán ampliando el vocabulario.

Actividades

Al realizar un viaje de tal magnitud no pensarás quedarte todo el día pegado al teléfono ¿no? Al estudiar inglés en el extranjero las pequeñas acciones del día a día pueden resultar muy emocionantes, descubrir nuevos productos en los supermercados, conocer el distrito en los paseos hacia el instituto…etc.

Habla de las actividades y lugares que te gustaría visitar abiertamente con los miembros de la familia,  por ejemplo puedes proponer ver un partido de baloncesto o conocer algún determinado museo, seguramente estén dispuestos a ser los mejores guías para que tengas una verdadera visión de la cultura del país.

No pierdas el contacto

Esta experiencia es temporal, pero tras la convivencia no retires el contacto, nadie sabe lo que te deparará el futuro. Mantener las relaciones con la familia puede abrirte puertas más adelante, a su vez, es una buena oportunidad para hablar con nativos y no perder el nivel del idioma.

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Leave a Reply